Introducción

Docentes de la Carrera de Traductorado de las siguientes áreas: lingüística, idioma español, alemán, francés, inglés, italiano y portugués, atenderán consultas de naturaleza lingüística y terminológica/neológica de docentes y egresados de la Universidad de la República a través de esta sección especial dentro de la Página Web de la Facultad de Derecho.

Para realizar una consulta envíe un correo a consultrad@fder.edu.uy

¿Qué es un xenismo?

Los xenismos (del griego xenos) son aquellos vocablos que designan una realidad endógena de otra cultura y que, por lo tanto, no se pueden traducir a nuestra lengua, pero que en virtud de la potencia de los medios de comunicación se difunden rápidamente por todo el mundo. Hacen referencia a realidades sociales o políticas vigentes y a menudo presentan variantes gráficas en su transliteración al español. Ejemplos: jihad (yijad), muhadim, talibán, mulha, madraza, burka (burgha), shador, shaira, glasnot, perestroika, sushi

El trascurso del tiempo se encarga de determinar qué posibilidades de supervivencia tienen estos neologismos, su plazo de vigencia y su eventual obsolescencia. Recordemos que en su origen neologismos como kimono, geisha, ukelele, kamikaze, Jiu-jitsu pasaron de su calidad de xenismos a su condición de préstamos foráneos previo a su lexicalización en nuestra lengua.

No deben confundirse los xenismos con los llamados “extranjerismos estilísticos”, usuales en el discurso oral y escrito, y que constituyen expresiones emblemáticas de la lengua que las vehicula. En la lengua escrita se identifican generalmente por llevar un marcador metalingüístico (comillas o cursiva). Ejemplos:

Del alemán: “Leitmotiv”, “Zeitgeist”, “ Sturm und Drang”

Del francés: “joie de vivre”, “savoir faire”, “fait accompli”, “laisser faire”, “déjà vu”, “bon appétit”

Del inglés: “fair play”, “five o’clock tea”, “best seller”, “know how”, “American way of life”

Del italiano: “a piacere”, “dolce far niente”, “boccato di cardinale”, “pasta asciutta”, “dolce vita”, “traduttore traditore”

Del portugués: “tudo bom”, “ainda mais”

¿Qué significa empoderamiento y cuándo se incorporó al léxico de la lengua española?

Se trata de un neologismo jurídico, calco del inglés “empowerment” con el significado de ‘reconocimiento de los derechos de la mujer en la toma de decisiones’. El término fue acuñado en la declaración de la IV Conferencia Mundial sobre las Mujeres celebrada en Beijing en setiembre de 1995. En la traducción del término del inglés al español, al influjo de la impronta de democratización en el lenguaje fueron desechados como términos sustitutos propuestos en francés, tales como “habilitation de la femme” y “potentiation du rôle de la femme”, por su evidente connotación semántica de minusvalía.

Surgió en el año 1994 -calco del inglés “empowerment- en la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo celebrada en El Cairo. Fue retomado posteriormente en la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer celebrada en 1995 en Beijing. Desde su aparición en público, fue objeto de polémica y dudas en cuanto a su traducción. Los franceses promovieron las trasposiciones de habilitation …. y potentiation ….. por cuanto ambas fórmulas de traducción implican una minusvalía semántica con respecto a los derechos de la mujer, ya que tanto habilitar como potenciar subrayan semánticamente la calidad pasiva de la mujer que necesita de una autorización externa para manifestarse.

¿Qué es la terminología?

Es la disciplina o ciencia de un dominio dado que estudia los términos, su formación, sus usos, sus significados, su evolución, sus relaciones con el universo percibido o concebido.

Para los especialistas, la terminología es el reflejo formal de la organización conceptual de una especialidad y un medio ineludible de expresión o comunicación profesional.

Para los usuarios, es un conjunto de unidades de comunicación, útiles y prácticas, cuyo valor se mide en función de criterios de economía, precisión y adecuación.   

Dra. María Teresa Cabré

Según esta reconocida terminóloga catalana, “la terminología es transdisciplinar por cuanto participa de todas las materias especializadas, ya que todas ellas poseen y usan una terminología para representar sus conocimientos,  de forma tal que sin terminología no se hace ciencia, ni se describe una técnica, ni se ejerce una profesión especializada.”

¿Qué es un neologismo?

Neologismo: del griego  néos  (nuevo) + logismós (razonamiento, sentido). Vocablo, acepción o giro nuevo en una lengua (DRAE). Palabra o expresión de nueva creación en una lengua. Los neologismos pueden surgir por composición o derivación, como préstamo de otras lenguas o por pura invención. (Diccionario General de la Lengua Española VOX).

Se trata de un término o vocablo de formación reciente que, o bien es acuñado o modelado a partir de un término tomado de otra lengua por calco o préstamo (empoderamiento, gobernanza, twitter, chateo),  o bien consiste en una noción, acepción o giro nuevos para un término ya existente (boliche, hurgador, asentamiento, ñoqui).    

¿Qué es la neología?

La neología es el estudio de la creación e introducción de voces nuevas en una lengua. Consiste en el proceso de formación de términos nuevos que se incorporan al repertorio de una lengua general o de un lenguaje de especialidad.

Se le define también como el conjunto sistematizado de procedimientos lingüísticos que permite la formación e incorporación de nuevas unidades léxicas conforme a las estructuras gramaticales, morfofonológicas y sintácticas de una lengua determinada.

¿Qué diferencia existe entre la neología léxica o denominativa y la neología estilística o apreciativa?

La neología léxica o denominativa, disciplina que se ocupa de la formación de términos nuevos que suelen eventualmente incorporarse al repertorio de una lengua general o de un lenguaje de especialidad, no se ciñe exclusivamente al plano lingüístico (empleo de los recursos del sistema para denominar las novedades), sino que abarca necesariamente el plano cultural (reflejo de la evolución y desarrollo técnico y cultural de una sociedad), y el plano político (capacidad y aptitud de la lengua para proveer a las necesidades expresivas y comunicativas de sus habitantes y asegurar así su pervivencia como lengua de cultura). Ejemplos: fermión, bosón, colisionador de hadrones, proteómica, tradumática, plombemia, fotónica.

La neología estilística o expesiva, llamada también neología apreciativa, cuyo objeto es la búsqueda de expresividad u originalidad en el discurso, refleja los cambios lingüísticos que trasuntan las nuevas necesidades denominativas y expresivas de los hablantes. Más allá del análisis lingüístico de estas creaciones, se deben considerar necesariamente los factores extralingüísticos, tales como el contexto cultural y la realidad social e histórica en que emergen. Ejemplos: refashion, megafraude, tinellización, antitodo, todólogo, titulitis, Plunagate, Ni-Ni.

Consulta evacuada por la Prof. Lic. Sara Álvarez Catalá

Ortografía de la lengua española (1)

Debido a las numerosas consultas recibidas sobre las innovaciones propuestas en la nueva Ortografía de la lengua española (Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española, 2010), se incluye en este consultorio un artículo del periodista español Javier Rodríguez Marcos en el que se enumeran los cambios más llamativos. El artículo se divide en dos entregas: el abecedario y el acento gráfico o tilde.

El alfabeto o abecedario

La nueva edición de la Ortografía de la Real Academia Española trata de ser, como dice su coordinador, Salvador Gutiérrez Ordóñez, "razonada y exhaustiva pero simple y legible". Y sobre todo "coherente" con los usos de los hablantes y las reglas gramaticales. Por eso el académico insiste en que plantea innovaciones y actualizaciones respecto a la anterior edición, de 1999, pero no es, "en absoluto", revolucionaria. Gutiérrez Ordóñez se resiste incluso a usar la palabra "reforma".

Estas son algunas de las "innovaciones puntuales" destacadas por el propio Gutiérrez Ordóñez.

Letras con varios nombres. Algunas letras de nuestro alfabeto recibían varios nombres: be, be alta o be larga para la b; uve, ve baja o ve corta, para v; uve doble, ve doble o doble ve para w; i griega o ye para la letra y; ceta, ceda, zeta o zeda para z. La nueva Ortografía recomienda un solo nombre para cada letra: be para b; uve para v; doble uve para w; zeta para z; ye para y (en lugar de i griega). Según el coordinador del nuevo texto, el uso mayoritario en español de la i griega es consonántico (rayo, yegua). De ahí su nuevo nombre, mayoritario además en muchos países de América Latina. Por supuesto, la desaparición de la i griega afecta también a la i latina, que pasa a denominarse simplemente i.

Ch y ll ya no son letras del alfabeto. Desde la segunda edición de la ortografía académica, publicada en 1754, se incluían como letras del alfabeto las combinaciones ch y ll. Ya en la Ortografía de 1999 pasaron a considerarse dígrafos, es decir, "signos ortográficos de dos letras", aunque permanecieron en la tabla del alfabeto. La nueva edición los suprime formalmente: “A partir de este momento los dígrafos ch y ll dejan de ser considerados letras del abecedario español […]. El cambio consiste, simplemente, en reducir el alfabeto a sus componentes básicos, ya que los dígrafos no son sino combinaciones de dos letras, ya incluidas de manera individual en el inventario” (2010: 64). Así, pues, las letras del abecedario pasan a ser 27. Naturalmente, esto no significa que desaparezcan de su sistema gráfico y, por lo tanto, seguirán utilizándose como hasta ahora en la escritura de las palabras españolas.

Catar y no Qatar. La q por sí sola (sin el acompañamiento de la u característica del dígrafo qu) no es una grafía tradicional del español para representar el fonema /k/. "En nuestro sistema de escritura la letra q solo representa al fonema /k/ en la combinación qu ante e o i (queso, quiso). Por ello, la escritura con q de algunas palabras (Qatar, quórum) representa una incongruencia con las reglas". De ahí que pase a escribirse ahora Catar y cuórum. ¿Y si alguien prefiere la grafía anterior? "Deberá hacerlo como si se tratase de extranjerismos crudos (quorum, en cursiva y sin tilde)". Sin embargo, los derivados de antropónimos conservan siempre la k del nombre propio, incluso ante las vocales e, i: Kafka > kafkiano. Por otra parte, no es raro que los derivados de topónimos presenten dos variantes: la que conserva la k del nombre propio y la que sustituye esta por qu ante e, i: Nueva York > neoyorkino o neoyorquino; Pakistán > pakistaní o paquistaní; Pekín > pekinés o pequinés.

JAVIER RODRÍGUEZ MARCOS, “La i griega se llamará ye”, El País, Madrid, 05/11/2010

Ortografía de la lengua española (2)

La tilde1

En la presente entrega se mencionan algunas innovaciones de la nueva Ortografía de la lengua española en relación con la acentuación gráfica. En todos los casos, se intenta evitar las incongruencias con las reglas generales de acentuación gráfica. Sin embargo, como señala el director del Departamento de Español al Día de la RAE, Dr. Salvador Gutiérrez Ordóñez, los cambios ortográficos provocan siempre resistencias entre algunos hablantes. De ahí la pertinencia del consenso panhispánico que ha buscado la Comisión Interacadémica de la Asociación, que reúne a las Academias de la Lengua Española de todo el mundo.

Solo café solo, sin tilde. Hay dos usos en la acentuación gráfica tradicionalmente asociados a la tilde diacrítica. Esos dos usos son:

1) El que opone los determinantes demostrativos este, esta, estos, estas (Ese libro me gusta) frente a los usos pronominales de las mismas formas (Ese no me gusta).

2) El que marcaba la voz solo en su uso adverbial (Llegaron solo hasta aquí) frente a su valor adjetivo (Vive solo).

Según Gutiérrez Ordóñez, "como estas distinciones no se ajustaban estrictamente a las reglas de la tilde diacrítica (pues en ningún caso se opone una palabra tónica a una átona), desde 1959 las normas ortográficas restringían la obligatoriedad del acento gráfico únicamente para las situaciones de posible ambigüedad (Dijo que ésta mañana vendrá / Dijo que esta mañana vendrá; Pasaré sólo este verano / Pasaré solo este verano).” Sin embargo, dado que tales casos son muy poco frecuentes y que son fácilmente resueltos por el contexto, la nueva Ortografía señala que se podrá prescindir de la tilde tanto en el adverbio solo como en los pronombres demostrativos incluso en los casos de posible ambigüedad o de doble interpretación. Eso sí, no condena su uso si alguien quiere utilizar la tilde en caso de ambigüedad. No obstante, la RAE lleva décadas predicando con el ejemplo y desde 1960 no pone tilde ni a solo ni a los demostrativos en sus publicaciones.

Guion también sin tilde. Hasta ahora, la RAE consideraba "monosílabas a efectos ortográficos las palabras que incluían una secuencia de vocales pronunciadas como hiatos en unas áreas hispánicas y como diptongos en otras". Sin embargo, permitía "la escritura con tilde a aquellas personas que percibieran claramente la existencia de hiato". Se podía, por tanto, escribir guion-guión, hui-huí, riais-riáis, Sion-Sión, truhan-truhán, fie-fié... La nueva Ortografía considera que estas palabras son "monosílabas a efectos ortográficos" y que, cualquiera sea la forma de pronunciarlas, se deben escribir siempre sin tilde: guion, hui, riais, Sion, truhan y fie. En este caso, además, la RAE no se limita a proponer y “condena" cualquier otro uso. Como dice Salvador Gutiérrez Ordóñez, "escribir guión será una falta de ortografía".

4 o 5 y no 4 ó 5. Hasta ahora se venía recomendando poner tilde a la conjunción disyuntiva o cuando se escribía entre dos cifras, con el fin de evitar toda posible confusión con el guarismo correspondiente al número cero. Era una excepción de las reglas de acentuación del español: "la única palabra átona que podía llevar tilde". Sin embargo, esta razón no parece suficiente ni en la escritura mecánica, hoy general gracias al empleo de computadoras u ordenadores, ni en la manual, ya que tanto los espacios en blanco que flanquean la conjunción o como su diferente forma y menor altura que el cero hacen prácticamente imposible su confusión real en la práctica.

JAVIER RODRÍGUEZ MARCOS, “La i griega se llamará ye”, El País, Madrid, 05/11/2010

1 Si bien el sustantivo tilde admite su uso en ambos géneros (el tilde, la tilde), la nueva Ortografía emplea el género femenino por considerar que es el uso mayoritario en el ámbito hispánico.

Aporte de la cátedra de Idioma Español de la carrera de Traductorado.

Gobernanza

El concepto de gobernanza se diferencia nítidamente de gobernabilidad. Un gobierno puede tener gobernabilidad y no gobernanza, y viceversa. ¿Por qué? Sin entrar en los vericuetos más altamente técnicos, porque se puede decir que gobernanza consiste en contar con los medios administrativos, financieros y sociales para las tareas de gobierno, mientras que la gobernabilidad es el apoyo político para llevar a cabo las tareas de gobierno.

Existen elementos lingüísticos en el campo de la terminología y de la neología que sustentan el uso del término «gobernanza»; se trata de un neologismo por el procedimiento de cambio semántico, resultante de la extensión del significado de una base léxica ya existente en la lengua general del español antiguo, activado y resemantizado por un préstamo puntual y reciente del inglés -governance-, tomado del área especializada de la economía política, aunque originariamente perteneciente al acervo léxico grecolatino.

Es, entonces, un neologismo correcto del dominio de la economía política, de aparición relativamente reciente en nuestro idioma que se utiliza para designar las "condiciones financieras, sociales y administrativas necesarias para instrumentar y aplicar las decisiones políticas adoptadas y poder ejercer la autoridad".

Fue incorporado en la 23ª edición del DRAE con el siguiente significado: “Arte o manera de gobernar que se propone como objetivo el logro de un desarrollo económico, social e institucional duradero, promoviendo un sano equilibrio entre el Estado, la sociedad civil y el mercado de la economía.”

Prof. Agda. T.P. Beatriz Sosa Martínez

Abreviaturas latinas

Dando respuesta a reiterados pedidos de colegas docentes con respecto a la cita correcta de abreviaturas latinas (vocablos y locuciones) de uso habitual en español, nos complace inaugurar este Consultorio Lingüístico-Terminológico Virtual con una relación de las mismas, a la que se suma la expresión latina original y su significado en nuestra lengua. 

Todos los términos, expresiones y vocablos latinos que figuran en la tabla siguiente aparecen sin ningún tipo de acento gráfico, puesto que en latín no se emplea en ningún caso el signo gráfico de la tilde.     

ABREVIATURAS LATINAS DE USO FRECUENTE EN EL ÁMBITO ACADÉMICO  Y  EN CITAS BIBLIOGRÁFICAS

a.d.: ante diem = antes de la fecha

ab initio =   desde el principio

ad hoc = a estos efectos; para actuar en este caso, a estos efectos

a.i. = ad interim = provisoriamente

apud:  en (citación indirecta) =  cita de un autor mencionado en la obra de otro autor

c., ca. : circa =   alrededor de, aproximadamente

c.v.: curriculum vitae = currículo, relación de méritos de una persona

Cf.: Confer  =  cotéjese, compárese

circ.:  circiter =  aproximadamente, alrededor de tal fecha

e.g.:  exempli  gratia = por ejemplo

ed.:   editio = edición (editor)

et al.:   et alii (= y otros autores)

et alia = y otras cosas, temas o cuestiones

et  sqq.: et sequentes  = y siguientes

etc.:  etcétera = y las restantes cosas, y todo lo demás

ex aequo = a iguales méritos

f.; fo.: folio

fo. rto.:  folio recto = anverso

fo. vo.: folio verso = reverso

ib; ibid: ibidem = en ese mismo lugar

i.e.: id est  = esto es, es decir

id.: idem = lo mismo

in =  en  (Úsase antes del título de una obra citada).

in fine = al final

ib.,  ibid.: ibidem:  = en ese mismo lugar, allí mismo

id.: idem. = lo mismo

infra = abajo

          ▪ ut infra = a continuación, como se ve más adelante

inst: instante = se usa para el mes corriente, presente

loc. cit.: loco citato = en el lugar citado

          ▪ locus citatus = el lugar citado

ms.: manuscriptus = manuscrito

N.B.:  Nota bene = adviértase, observe bien

o.c., op. cit.: opus citatum = obra citada

o.c.:  opere citato = en la obra citada

p.: pagina  = página

p.a.: per annum = por año, anual

per se = por sí mismo

pp.: paginae = páginas

p.p.: per procurationem = por poder de, en nombre de

pass.:  passim  = aquí y allá, por doquier

P.D., P.S.: posdata, post scriptum

per se = por sí mismo

Q.E.D.:  quod erat demonstrandum  =  lo que era necesario demostrar o debía ser demostrado

q.v.: quod vide = véase al respecto

s.d.: sine die = sin fecha

s.v.; s/v: sub voce = bajo la palabra o entrada (en diccionarios y enciclopedias)

sic = así, tal como obra en el original, textual

supra = arriba

          ut supra = como antecede, como se ve precedentemente

V.: vide = vea, véase

v., vs.: versus  =  contra

v.g.: verbi gratia = verbigracia, por ejemplo

verbatim = palabra por palabra

viz.: videlicet  = a saber, concretamente

Consulta evacuada por la Prof. Lic. Sara Álvarez Catalá de Laswoski
Filóloga y Traductora Pública, Coordinadora de la Carrera de Traductorado.